El hospital Simón Bolívar implementa una nueva tecnología para la cirugía maxilofacial, con la cual se mejora el proceso respiratorio de pacientes con malformaciones óseas, beneficiando su calidad de vida. 

Este es el caso de Bryan, un niño de dos años que presentaba una anomalía congénita conocida como el síndrome de Pierre Robin, y de Carlos Hernán, de veinticinco años, con antecedente de labio paladar fisurado, quienes fueron parte del innovador procedimiento que aplica planeación en tercera dimensión. La planeación quirúrgica realizada a través de esta tecnología, permite tener una réplica 3D a escala del cráneo que facilita trazar el proceso quirúrgico, modelando los aditamentos según el hueso de los pacientes, y permitiendo la disminución de los tiempos de la operación, así como las posibles complicaciones y riesgos, todo esto en beneficio de un proceso de recuperación más exitoso. 

En el caso Bryan, la anomalía presentada se caracteriza por desarrollar la mandíbula más pequeña de lo normal, causándole dificultad para respirar y presentado apneas cuando se encontraba completamente acostado. El equipo de médicos de la Subred Norte, decidió practicarle el innovador tratamiento conocido como distracción ontogénica, el cual ya cuenta con la implementación de esta tecnología. 

‘‘El proceso de planeación quirúrgico 3D guiado por computador es altamente efectivo, nos permite tener bio-modelos a escala real del paciente permitiéndonos evaluar riesgos y disminuyendo tiempos en el quirófano”, explicó la doctora Carolina Gamboa, cirujana maxilofacial de la Subred Norte. 

Por su parte, Carlos Hernán presentaba alteraciones estéticas, en el habla y en el proceso de alimentación, generadas por su condición de labio paladar fisurado, al igual que Bryan, fue elegido para el mismo procedimiento. La distracción osteogénica es un procedimiento en el cual se logra el alargamiento óseo a través de cortes quirúrgicos específicos y aditamentos colocados en el 218 hueso. Esto genera el crecimiento de un hueso nuevo completamente sano entre los segmentos previamente separados. 

‘‘En el hospital Simón Bolívar ya hemos tratado alrededor de siete u ocho casos en más o menos dieciséis años, no es muy común, pero si se producen’’ comentó el doctor Diego Barreto, coordinador de cirugía maxilofacial. La aplicación de este procedimiento no es necesario para todos los pacientes que presentan condiciones similares, se reserva para aquellos que cuentan con diversas alteraciones muy severas en el hueso del maxilar, evitando a través de este tratamiento la disminución de la circulación y separaciones entre los huesos. Culminado la recuperación, la calidad de vida de los dos pacientes fue completamente optimizada. 

En el caso de Bryan, se generó un mejor proceso de masticación y de respiración, también su estructura ósea facial. Así mismo, en cuanto a Carlos, se espera una mejoría tanto en su proceso de alimentación, como estéticamente y en el habla, fortaleciendo sus habilidades personales e interacciones sociales.

About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte