Brayan Olaya es un paciente de 22 años que nació con una condición conocida como Anotia, la cual implica la ausencia de una de sus orejas. Tras haberse sometido alrededor de 7 procedimientos desde su infancia, al culminar su tratamiento el joven no se encontraba satisfecho con la apariencia de su rostro así que decidió recurrir a una prótesis.

“Después de varias cirugías los doctores me dijeron que eso era todo, yo me sentía mal y les dije que no me veía la oreja, me sentía extraño, entonces la doctora me sugirió una prótesis e iniciamos el proceso”, comentó Brayan .

El procedimiento empleado se conoce como Epiplating, consiste en instalar un sistema de placas óseas fijadas con tornillos al cráneo y posteriormente se ancla la prótesis de la oreja a través de pequeñas barras al sistema de placas.

“Estas prótesis se asemejan mucho a la realidad. Hay prótesis que tienen venas y vasos, hay unas que se les pueden poner aretes o piercings, y quedan totalmente realistas, pues se toma en cuenta el lado contralateral del rostro del paciente, por decir el mismo color de ojos, las pestañas, la curvatura de las orejas”, comentó el doctor Diego Barreto, Cirujano Maxilofacial de la Subred Norte.

El objetivo de este procedimiento es mejorar la calidad de vida del paciente que debido a un trauma, patologías o enfermedades congénitas pierde una parte del rostro. Las prótesis permiten potenciar la parte psicológica, física y social de una persona, ya que así como se implementa en la oreja, se puede aplicar este método en prótesis de nariz, ósea y ocular.

El servicio de cirugía maxilofacial emplea técnicas para aplicar implantes con tecnología 3D, durante el procedimiento de diseño de prótesis se realiza una impresión del cráneo del paciente bajo la tecnología de tercera dimensión, y en ese cráneo se aplica la prótesis que posteriormente será traspasada al paciente.

En el año 2019, se practicó la técnica de Epiplating en un paciente con el síndrome de Treacher Collins que consiste en malformaciones craneofaciales tales como ausencia del hueso, en este caso en la frente del paciente. El tratamiento consistió en un aumento de volumen a través de prótesis óseas empleando una técnica de intervención simultanea de cara y cráneo que fue la primera en Colombia y la tercera a nivel mundial.

Actualmente, Brayan se encuentra en el proceso para cambio de su primera prótesis que tuvo una vida útil de tres años y que fue posible gracias a la donación de los tornillos por parte de una casa de donación y un equipo médico que ante la inconformidad manifestada por el paciente lo animaron a que se realizara el implante.

‘‘Ya no tengo que esconderme debajo de una gorra o una capucha, mi prótesis se ve completamente normal y estoy muy feliz con ella”, expresó Brayan.

About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte