Ese es el balance que se evidencia en la capital del país, a casi dos meses de iniciadas las manifestaciones del Paro Nacional, que hoy persisten especialmente en las localidades de Kennedy, Suba y Usme, de acuerdo con la concejal de Bogotá, Lucía Bastidas, la Administración Distrital está en mora de garantizar la seguridad para los ciudadanos y el retorno de la normalidad para lograr la reactivación que tanto se necesita.

En su pronunciamiento, Bastidas aseguró que la crisis social que ya vivía la ciudad por la pandemia, se profundizó con la llegada del Paro y sus concentraciones que se asentaron en estas tres localidades. “En tan solo esta semana registramos dos muertes en Suba y Usme, en medio de disturbios que se hubieran podido evitar si hubiera presencia institucional en la zona, recuperando el espacio público, garantizando la movilidad y supliendo la necesidad de ayudas a las familias vulnerables, por el contrario, parece que el Paro hubiera desviado la vista del gobierno local de la agenda de ciudad que es: seguridad, salud, apoyo social, reactivación económica y movilidad”

Se frenó la reactivación y se incrementan las pérdidas

Lo que reflejan las cifras por esta manifestación extendida, para la cual sus líderes no plantean salida o negociación alguna, es de heridos todos los días, tanto civiles como policías, más de $31 mil millones en daños a la infraestructura, de los cuales $21.300 millones corresponden a los destrozos en Transmilenio: portales, estaciones (41 sin operación), de 994 buses trocales y 614 zonales, además de equipo técnico; el resto, corresponden a mobiliario de ciudad, vandalismo a monumentos, entidades, andenes, vías, cámaras de seguridad, red de semaforización, alumbrado público, que en estas semanas ha tenido que ser restaurado entre dos y tres veces para ser nuevamente dañado.

El comercio, según Fenalco Bogotá, pierde cada día más de $50 mil millones por causa de los cierres y disturbios, por lo menos un 7% delos negocios ha resultado afectado por el vandalismo, han perdido productividad y oportunidad de abastecimiento por los bloqueos que impiden el paso de vehículos o la oportuna llegada de los empleados y pierden clientela de hasta un 90% en las zonas donde persisten las manifestaciones. 

Entonces, preguntó Bastidas: “¿Qué es lo que está esperando la Administración para ejercer como le corresponde el orden y el control en la ciudad? ¿Cuánto más debemos perder en una crisis social como la que nos trajo el Covid-19? ¿Cuánto más se va a afectar el bolsillo de los ciudadanos que no pueden cumplir con sus pagos básicos y los impuestos que representan el recaudo de la ciudad, que ahora también deben pagar el vandalismo que crece a diario en Bogotá?”.

El hipercontagio por las aglomeraciones

Para la concejal, la salud también ha perdido por cuenta de las aglomeraciones en las calles sin protocolos de bioseguridad. “La administración ha dado todas las garantías a todas las manifestaciones, aun cuando no cumplen con ningún requisito en el marco de la emergencia sanitaria. Hemos visto marchas sin uso de tapabocas, sin distanciamiento; campamentos en portales y parques en carpas improvisadas donde llegan a estar hasta doscientas personas en medio de fiestas a altas horas de la noche, dejando los espacios cargados de basuras y convertidos en focos de contagio para las comunidades vecinas”.

Y agregó: “El sistema hospitalario se colapsó, la ocupación de UCI ha llegado hasta el 98% y hace más de un mes no ha bajado de 96%; el tercer pico que estaba previsto para terminar a mediado de mayo, no ha concluido todavía cuando ya vamos terminando junio, las gráficas y números que maneja la Secretaría de Salud, muestran mejor que nadie que la curva aumenta los días siguientes a las concentraciones y así estamos en una meseta que no caerá hasta que cesen los disturbios y bloqueos. De continuar, estamos condenando a Bogotá a perder la batalla contra el único enemigo que hay que es Covid-19. Es hora de poner límites a los vándalos que mantienen intimidados y en riesgo a los ciudadanos”.

El llamado de la cabildante del partido Alianza Verde que ya hizo de manera oficial a la alcaldesa Claudia López hace un par de semanas, sin respuesta, lo reiteró hoy tras los hechos de inseguridad y violencia que se han vivido esta semana y tras el incumplimiento de entidades como la Secretaria de Gobierno y la Personería de Bogotá a los compromisos hechos con las comunidades de los sectores más afectados de la ciudad.

Esta vez, pide la concejal “un trabajo interinstitucional inmediato y con mayor cobertura que integre a la Secretaría de Educación, garantizado que todos los niños y jóvenes que están en las protestas, tengan acceso a la educación y cumplan con la presencialidad; a la Secretaría de Integración social, identificando con mayor precisión a las familias vulnerables llevando ayudas para suplir la necesidad social; el Dadep, en la recuperación del espacio público y la Secretaría de Seguridad, aplicando las estrategias correspondientes en las zonas donde se ha comprobado que las concentraciones han aumentado los hurtos y la delincuencia común, pero sobretodo en desmantelar a las estructuras que están financiando los disturbios, utilizando menores de edad para sus propósitos y dotando con machetes, armas neumáticas y de fuego a los vándalos”, puntualizó.

About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte