Un 2 de julio de 1888 entró en operación en el centro de la ciudad el primer tramo de tubería en hierro que marcaría el inicio de la prestación del servicio de agua de manera tecnificada. Una historia que hoy cumple 133 años y que gracias a la gigantesca infraestructura de embalses, tuberías y tanques de almacenamiento construida por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) junto con el compromiso de sus trabajadores permitió durante la pandemia entregar a más de 7 millones de habitantes la mejor defensa para la vida: el agua potable.

Actualmente esta empresa, la más grande del sector de agua y saneamiento del país, consolida una estrategia corporativa de modernización sostenible de cara a los nuevos desafíos que no solo deja la pandemia sino además el cambio climático y el crecimiento poblacional.

Cristina Arango, gerente general del Acueducto de Bogotá, indica que “la modernización sostenible está enfocada a implementar las mejores prácticas del mercado que permitan la modernización de los procesos, la satisfacción de nuestros clientes, optimización de recursos, incorporación de tecnología de punta, automatización de equipos y la eficiencia energética, actuando con responsabilidad social y ambiental”.

Una empresa clave en la Reactivación Económica

El Acueducto de Bogotá está ligado a la productividad y desarrollo de la ciudad. Para 2021 la inversión asciende a $1,8 billones, 17% de incremento respecto a la de 2020, que permitirá generar 21.161 empleos de los cuales 12.355 son empleos directos y 8.802 son empleos indirectos. “Este es un compromiso total frente a la reactivación económica de nuestra ciudad”, sostiene Cristina Arango.

Servicios virtuales y tecnificados

Con relación a la atención de los usuarios y la consolidación de proyectos tecnológicos que mejoren la experiencia de los ciudadanos con los servicios, el Acueducto de Bogotá impulsa un nuevo enfoque basado en el desarrollo e innovación de sus procesos empresariales, operativos y comerciales lo que ha permitido ofrecer nuevas alternativas tales como la factura virtual y el pago virtual, generando bienestar a los consumidores y contribuyendo con el planeta.

Cambio de hábitos alrededor de la cultura Somos Agua

El Acueducto de Bogotá adelanta actualmente importantes obras como el programa de saneamiento del río Bogotá; la rehabilitación de la línea Tibitoc-Casablanca, que abastece al occidente de Bogotá; la eliminación de conexiones que contaminan los cuerpos de agua, y la recuperación de humedales y quebradas.

La gerente general de la EAAB, Cristina Arango, sostiene “que el esfuerzo que hace Bogotá y las entidades nacionales para descontaminar el río y cuidar nuestros cuerpos de agua, a pesar de las inversiones tan altas, siempre será insuficiente si no hay un cambio de hábitos de los ciudadanos hacia su relación y responsabilidad con la fuente más importante para la vida: el agua”.

Es por esto que la entidad promueve una transformación de los hábitos colectivos bajo la promoción de la cultura Somos Agua, generando pedagogía e invitando a todos los ciudadanos a ser parte del cambio, con campañas pedagógicas como arrojar las toallitas a la caneca, iniciativa que cuenta con el apoyo de los empresarios representados por la Cámara de Cosméticos y Aseo de la ANDI.

Asimismo, lanzó la marca Ríos de Bogotá que promueve la transformación cultural en la ciudadanía y le da identidad a los ríos para cuidarlos y protegerlos.

De esta forma, el Acueducto de Bogotá construye un nuevo capítulo de su historia para responder a las necesidades y expectativas de la ciudadanía, y contribuir con el desarrollo y la productividad de la capital, la casa de todos los colombianos.

About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte