Las vacunas contra el covid-19 que se han desarrollado a nivel internacional han demostrado de manera consistente una alta efectividad para reducir la mortalidad y la incidencia de casos graves. Este es el caso de todas las vacunas que hacen parte del portafolio de Colombia

Al respecto, Julián Fernández Niño, director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social, explicó que estas vacunas han demostrado una efectividad para reducir la incidencia de casos sintomáticos, pero que esta nunca es del 100 %, por lo que es posible que una persona se infecte después de estar vacunada, incluso si tiene el esquema completo.

“Sin embargo, el principal objetivo de salud pública en este momento es reducir la mortalidad y la incidencia de casos graves, por cuanto tiene un mayor impacto humano, social y económico, como sobre los sistemas de salud”, indicó Fernández Niño.

En ese sentido, el director resalta que es importante advertir que aunque las vacunas reducen la probabilidad de la infección, esta no se lleva a cero, por lo que es posible que se presenten infecciones en personas vacunadas. “La probabilidad de hospitalización en UCI, complicaciones y muerte, si bien tampoco son de cero, son muy bajas en personas con el esquema completo”, agregó el funcionario.

Con este contexto, Fernández Niño hizo énfasis en que “la vacuna no es una cura ni nos hará inmortales. Las vacunas lo que hacen es reducir la probabilidad de un evento, que en este caso principalmente es la probabilidad de morir por el virus o tener cuadros de covid-19 severos y luego, sí un efecto en la reducción del contagio”. Por ello destacó que los impactos con la vacunación se observan a nivel poblacional, pese a que la intervención, es decir, recibir la vacuna, es un acto individual, es a nivel colectivo donde se deben evaluar beneficios.

Además, agregó que “es un éxito de la humanidad tener las vacunas que tenemos ahora, pues se lograron en menos de un año y ya están dando resultados. Por ejemplo, en Colombia ya tenemos reducción en la proporción

de muertes de los grupos de 60, 70 y 80 años y más, además del talento humano en salud, que prácticamente no registró un tercer pico como sí sucedió en general con todos los grupos poblacionales”.

“Es irresponsable y antiético poner en duda la efectividad de las vacunas en este momento crítico, no solo es contrario a la evidencia científica, sino que es poner en riesgo la vida de miles de personas, para las que cualquiera de las vacunas haría la diferencia”, afirmó Fernández Niño.

El director de Epidemiología invita a los colombianos que hagan parte de las etapas abiertas, para que se vacunen con la vacuna que esté disponible, pues todas las que hacen parte del portafolio que tiene Colombia cumplen el mismo objetivo: evitar la muerte y las formas graves de la enfermedad.

“Recordemos que con las vacunas se busca maximizar los beneficios a nivel poblacional”, concluyó.

Julián Fernández Niño, director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social
About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte