El creador de la Fundación Omar Medina, habitante de calle y drogadicto por más de diez años, dijo que definitivamente para superar la adicción a las drogas y al alcohol es clave y fundamental la decisión que tome cada persona.

Señaló que la actual labor de rescatar de las drogas, el alcoholismo y la indigencia la vida de hombres y mujeres de cualquier edad y lugar de Colombia, la emprendió una vez identificó que su misión era ayudar a otros así como el recibió ese apoyo.

Omar Medina pasó de la cárcel, las drogas y la indigencia a llenar auditorios y estuvo en Al Día Noticias para contar la historia de vida, de cómo por curiosidad tocó lo más bajo que una persona pueda estar cuando se deja llevar por un vicio en el que cae sin darse cuenta en qué momento llega a esos niveles de dependencia.

Señaló que ya son 14 años de trabajo en la rehabilitación de personas atrapadas por estos vicios. Medina fue habitante de calle, drogadicto por 10 años y ahora da de lo que recibió por considerar que de eso se trata el evangelio, “que de lo que uno recibe de eso da. Vi la oportunidad de ofrecer un programa distinto. Hay mucho profesional metido en la recuperación pero sin conocer las drogas”, comentó.

Afirmó que empezó a consumir alucinógenos por la curiosidad, “me dejé llevar y probé las drogas y me gustó. Todos los vicios cumplen con sus funciones. Las drogas no son una enfermedad sino que se convierten en un vicio que incluso lo puede llevar a uno a frecuentar y vivir en las ollas como me ocurrió a mí”, anotó.

Agregó que el problema de las drogas es que son ricas. El profesional que trabaja en la rehabilitación no conoce el tema de la ansiedad por las drogas. “Llevo 18 años rehabilitado. Soy testimonio de haberlo superado y eso motiva al drogadicto que lo está intentando y que se da cuenta que si se puede”, insistió.

Superar esta dependencia está en cada persona, en lograr superar los problemas. A los padres de familia se les debería llevar a la capacitación de cómo prevenir el consumo de drogas. Expresó que a veces los padres no saben qué hacer cuando logran identificar que sus hijos cayeron en las drogas y lo empiezan llevando al psicólogo y luego al psiquiatra. “Es más peligroso salir de la locura que de las drogas. El punto es prevención”, comentó.

En las empresas también debe haber programas de prevención y así evitar la tragedia que implica para un hogar tener un drogadicto. Una vez se reconoce el problema se debe hacer un plan de trabajo, de intervención a la vida de esa persona. El Padre debe dejar los vicios primero. Un buen programa de rehabilitación dura por lo menos un año”, consideró.

Manifestó que por la pandemia del Covid-19 se han cerrado centros de recuperación y que gracias a los apoyos de muchas personas se mantienen vigentes para seguir dando ayuda a quien lo necesite y quiera. Aseguró que para mayor información sobre esta problemática o hacer donaciones se puede ingresar a sus redes sociales de Fundación Omar Medina o en su página web www.fundacionomarmedina.com  

About Author

Nicolas Espinosa Estevez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola En que podemos ayudarte